Nuestra experiencia con el DESTETE

De vuelta a la carga, ha sido un mes durillo, no por el destete, si no por cosas ajenas a la maternidad que probablemente os contaré en otro post. Me gusta contar todo, tanto lo bueno como lo malo, así que en breves os contaré el por qué de mi inactividad.

Pero bueno, vamos al lío. Como propósito de año nuevo me propuse dejar de dar el pecho a Nicolás que cumplió 2 años justo en enero. Anteriormente, en épocas de crisis de crecimiento donde Nico estaba muy demandante, me había planteado intentar dejar la teta, pero ni le veía preparado a él ni lo estaba yo.

Me daba mucha pena dejarlo, pero el cansancio me estaba afectando mental y físicamente, me encontraba siempre desvanecida y el dar el pecho no me ayudaba, porque te quita muuuucha energía y tiempo. La verdad es que si no me hubiese encontrado tan agotada, habría dejado que el destete hubiese sido natural y progresivo, pero en este caso tomé la decisión de destetarle yo.

Me daba mucho miedo que fuese algo traumático para él, pero por otra parte, con dos años y con la capacidad que tiene para hablar y expresarse, (es un loro andante), le veía preparado en cuanto a madurez para entender que mamá ya estaba muy cansada y que íbamos a dejar la tetita. Aunque es cierto que recomiendan que sea algo gradual, tanto para el niño como para la madre, para evitar mastitis y todas esas cosas, en mi caso fue de un día para otro. Y digo en mi caso, porque yo sabía que en el caso de mi hijo no iba a funcionar eso de destetar primero por la noche, y luego ir dejando tomas. Ya lo había intentado antes y no funcionaba.

Así que el dia 2 de enero, aprovechando que teníamos una semana entera de vacaciones, le dije que tenía pupa. Os vais a reir pero me pinté, no para asustarle, si no para que visualmente viera que tenía pupa. Al principio, el pobre se preoucpó y me decía que fuese a ver “al chico” que es como le llama al doctor y me decía que  “a curar”. Pero le expliqué que no pasaba nada, y que iría al médico a que me quitasen la pupa. El primer día si que me pidió “boobie” como dice él, pero el segundo ya ni se acordaba.

Lo que más miedo me daba era el tema del sueño. Él siempre se había dormido a la teta, y para mí era todo un reto tener que dormirle sin ella. Pero me di cuenta que al fin y al cabo empleaba muchísimo tiempo también dándole el pecho para dormir, así que de perdidos, al río. Ese día no durmió siesta, pero a la noche del agotamiento, tras muchos cuentos y mimitos, se durmió. Y así poco a poco, ha ido aprendiendo a quedarse dormido sin teta, sustituyendo ese momento por muchos mimos, y siempre siempre durmiéndose conmigo metida en su cama. La verdad es que no ha sido nada traumático, porque yo pensaba que lloraría o me pediría, pero como os digo, creo que la madurez para entender las cosas, en este caso nos ha ayudado muchísimo. Por mi parte, ni tuve dolores, ni “piedras”, ni ingurgitación mamaria. Para mi sorpresa, no tuve nada de nada, es como si de la noche a la mañana hubiese dejado de producir leche.

Así que como podéis ver súper contenta con el proceso. Al final creo que la clave es sentirte preparada, porque si no estás segura, al final vuelves a caer. Que tampoco pasa nada, os lo dice una que se ha propuesto destetar mil veces cuando estaba desesperada. Lo que si que creo es que tenéis que escucharos a vosotras mismas, y que como leí en un foro, “la lactancia es cosa de dos”. Cuando uno de los dos no se siente cómodo, es una señal de que el destete está próximo. La lactancia para mí ha sido maravillosa, la echo de menos, pero también sé que es una etapa que se ha cerrado cuando se tenía que cerrar. Es el mejor regalo que me ha podido dar mi hijo, todavía lo recuerdo cuando era pequeñito y mamaba con tal ansia que se atragantaba 😀 Y los 12 kilazos que pesaba con solamente 6 meses a base de Lactancia Materna Exclusiva.

Tengo muchas fotos de ese momento, y os animo a que os las hagáis vosotras también, ya que en un futuro seguramente añoraréis ese momento y os encantará volver a recordarlo.

¿Cómo ha sido vuestra experiencia con la lactancia? ¿Y con el destete?¡Contadme cómo lo habéis vivido o lo estáis viviendo!

 

2 comentarios en “Nuestra experiencia con el DESTETE

  1. Esther Bajo Villares dijo:

    Que bien que haya sido tan “facil” la experiencia, aun asi debe dar un poco de pena dejar esa rutina en la que se esta tan conectados. Nosotros llevamos 11 meses y, como dices, en algun momento de crisis he pensado “tengo que dejar esto” pero a los pocos minutos pienso que ni loca!! jajaja (me siento como los fumadores cuando se plantean dejarlo pero saben que no va a ser), aun es pronto para nosotros y me da un pellizquito de tristeza imaginarme en tu situacion, debe ser un poco duro y generara añoranza aunque sea una decision firme, meditada y convencida, pero seguro que se echa mucho de menos. Todo pasa, se superan etapas y querriamos poder seguir experimentandolas y disfrutandolas eternamente, pero pensemos que llegan cosas nuevas igualmente emocionantes e interesantes con nuestros peques!! muchas gracias por compartir tu experiencia. Nosotros de momento, y mientras el quiera, seguiremos con la teti una temporada mas!!

    Le gusta a 1 persona

    • Lorena Santamaria dijo:

      ¡Hola Esther!Me encanta leer vuestras experiencias con la lactancia materna. Es algo tan bonito!La verdad es que se echa de menos, pero como bien dices, se abren otras etapas que también son maravillosas. Me alegro muchísimo de que estéis disfrutando de la lactancia materna, que siga así 🙂 Un abrazote!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s