Llegó la pregunta…

Tenía que llegar, es algo para lo que me había estado preparando desde prácticamente el embarazo. Pero cuando llega te pilla de sorpresa. Da igual los libros que te hayas leido, las opiniones y consejos que hayas pedido, o el discurso que te hayas preparado en tu cabeza. Cuando la pregunta llega, siempre te pilla por sorpresa.

Lxs que me seguís sabréis que hace mes y medio decidí regresar a Holanda, buscando un futuro mejor para ambos en un país que en muchos sentidos está a años luz de España. En cierto modo, y a consecuencia del sistema que tan bien funciona aquí, la monomarentalidad no es algo tan usual como en España. Obviamente, existen madres solteras, parejas separadas, etc, pero el porcentaje de monoparentalidad es mucho inferior que en España. No sé si fruto de que mi hijo en estas primeras semanas me ha estado escuchado constantentemente explicar en las instituciones que somos familia monomarental, o que no deja de ver el modelo tradicional por la calle, en la TV, en la escuela, pero la pregunta llegó.

Hace un par de semanas, antes de irnos a dormir, se acercó a mí y me dijo: “Mamá, por qué todo el mundo tiene papá y mamá?”.

No me lo esperaba, me había preparado tanto para ese momento, habíamos trabajado la diversidad familiar con libros y materiales…Pero me la preguntá me llegó como un jarro de agua fría.

Le expliqué lo que siempre le había explicado, que no hay modelo de familia mejor que otro, que todos los modelos de familia son válidos, y que no porque una familia tuviese papá o mamá era mejor o peor, o eran más felices. Le puse ejemplos cercanos de familias monomarentales, pero dio igual. Él solo veía que lo “normal”, lo que más representación tenía en la televisión, la industria del cine o en su día a día, era la familia tradicional.

Volví a explicarle lo mismo y le dije que no porque algo abundase significaba que era mejor. Pero claro, explicarle ciertas cosas a un niño de 3 años es muy complicado…Y entonces me miró, con esos ojitos rasgados y me dijo: “Pero es que a mí me gustaría tener un papá”. Y en ese momento mi corazón se encojió, el tiempo se paró y tuve que hacer un esfuerzo enorme por no mostrar que su deseo, su afirmación y su pregunta me removían, y mucho.

Le dije lo orgullosa que estaba de ser su madre y la suerte que había tenido por poder acompañarle en este camino, y que tanto yo como su entorno, desde el primer momento habíamos estado felices por su llegada. Le abracé fuerte y con un nudo en la garganta pensé en lo importante que es la representación de la diversidad en todas partes. Pasé de esa vorágine de sentimientos encontrados a sentir rabia. Porque de “nada” había servido el trabajo que yo había estado haciendo en criarle libre, en la diversidad y en el respeto y en apreciar lo bonito que es que todxs seamos diferentes…Sé, que yo estoy poniendo la semillita en su corazón, y que él se convertirá en un niño tolerante, libre de juicios y que amará la diversidad en la que vivimos (aunque muchxs se empeñen en odiarla tanto). Pero qué importante es que todxs tengamos representación en este mundo…

No sé si es la época en la que tocan las preguntas, pero pocos días más tarde me preguntó por qué su piel era más morena que la mía. Y volvimos a lo mismo, a explicar que él era un niño mestizo y que era muy afortunado de tener unos orígenes con culturas tan distintas y tan ricas, y que algún día, cuando pudiese entenderlo mejor, viajaríamos juntos a conocer parte de sus raíces.

Pero no os voy a mentir, todo esto me removió. Me hizo plantearme muchas cosas, pensar en la parte que no está acompañándonos en este camino y algunas ampollas se levantaron…Por mucho que yo tenga interiorizado que NO nos falta nada, que NO hay “ausencia” de, si no que nuestro modelo de familia es uno más igual que el resto, hay días como aquel en el que me vine abajo. Apuraría a decir, que fruto de los esquemas sociales que nos han impuesto, hasta me sentí algo culpable…

Y creo que todo esto en gran parte se solucionaría no solo con obviamente crear leyes pertinentes para proteger a nuestrxs hijxs y a nuestro modelo de familia, si no representando todo el espectro y dejando de hablar de esto de puntillas.

En fin, alguna que haya vivido lo mismo? ¿Consejos? ¿Palabras de aliento? ¿Materiales con los que trabajar?

 

11 comentarios en “Llegó la pregunta…

  1. monomadre dijo:

    Como te entiendo. Mi consejo: trátalo con naturalidad y sin darle más importancia de la que tiene, porque familias hay muchas y diversas. Y nuestro modelo es uno más.
    Mi hija tiene 6 años, y a veces me suelta con total sinceridad (presión social): mamá yo quiero un papá. Y a la que le contesto, lo que tú has explicado maravillosamente bien a tu enano: familias las hay diferentes, ni mejores ni peores. Desde muy pequeña le dije que no había padre y así se ha quedado. Porque el problema no lo tienen nuestrxs hijxs, sino la sociedad que nos “bombardea” con un modelo de familia ideal (patriarcal).
    Verás que con el tiempo eso pierde importancia.
    Mucha suerte en Holanda!!! 😉

    Me gusta

    • Lorena Santamaría dijo:

      Hola!!Lo primero mil gracias por leerme, soy muy fan de tus posts tan elaborados y siempre los comparto.

      Que el problema es de la sociedad está claro…Supongo que cada año iremos pasando niveles y poco a poco podré ir dándole más detalles de todo. Pero necesito ver que él está preparado para contarle según qué cosas…

      Un abrazo desde Holanda a las dos!

      Me gusta

    • Lorena Santamaría dijo:

      Hola bonita,

      Qué difícil es esto, sobre todo cuando (en mi caso), hay que explicar una decisión que tomó otra persona. Pero poquito a poco irá encajando piezas e intentaré acompañarle para que sea lo más natural posible.

      Un abrazo fuerte para vosotrxs!

      Me gusta

  2. Ama_nece dijo:

    Mis padres se separaron cuando yo era pequeña y no era en absoluto habitual. Recuerdo perfectamente el deseo de que mi familia fuera ‘normal’ para encajar en ese supuesto ideal. Con los años comprendí que no ser normal no es nada malo y valoré aún más la valentía de mi madre por tomar una decisión dura y poco frecuente en aquellos años. Sé que no es el mismo caso, pero intuyo que el proceso puede ser, en parte, similar.

    Le gusta a 1 persona

    • Lorena Santamaría dijo:

      ¡Alba!Totalmente de acuerdo con lo que dices, ese anhelo de querer “encajar” puede ser un rollazo…Me gusta oir la perspectiva con la que ahora ves esa separación. Supongo que el tiempo, los años y las experiencias, van dando respuesta y lugar a todo.

      Me gusta

  3. Rocio dijo:

    Ay ay ay, tuvo que ser un momento duro realmente… Yo creo que es normal y parte de la evolución, es natural que se cuestionen las cosas. Yo no creo que toda tu preparación haya sido en vano, creo todo eso bueno que le has dado son las piezas de un puzzle en el que conforme vaya creciendo y siga planteándose las cosas, encajará esa “necesidad impuesta” de tener un papá. Lo estás haciendo muy bien :*

    Me gusta

  4. María dijo:

    Hola Lorena!
    Acabo de encontrar hace un ratito tu web y me estoy devorando todo lo que has escrito!!! Jejeje…
    Nuestras historias son muy similares (hijo mestizo – en mi caso, mi hijo tiene un añito y medio – tú vives en Holanda y yo en Alemania, decisión absoluta de ser madres solteras desde el embarazo,…).
    Supongo que también me llegará la pregunta e intentaré navegar la tormenta como mejor pueda… Cuanto más tarde llegue, mejor!

    Un saludo desde el país vecino y ánimo!!!

    Me gusta

  5. Lorena Santamaría dijo:

    Hola María, qué felicidad encontrar a una mamá expat por aquí!Y además no estamos tan lejos, ojalá algún día podamos conectar en persona, sería genial!

    Siempre digo lo mismo, pero date palmaditas por todo lo que has conseguido, y más estando en el extranjero. A veces se nos olvida ponernos auto medallas, pero es necesario hacerlo por el camino recorrido. No todo el mundo tiene esta fortaleza.

    Pronto haré un post justamente sobre ser mamá soltera expat. Un abrazo desde Breda!

    Me gusta

  6. Eliss dijo:

    Te leo desde Centroamérica buscando un poco de consuelo, en definitiva vaya que eres valiente, yo estoy atravesando una situación muy difícil con el padre de mi hijo, quien por cierto nacio en enero del 2016 también, es bien difícil me invade el miedo por el que dirán, no sólo mi familia sino mi entorno en general acá las personas son muy muy machistas quedarte soltera es sinónimo de rechazo y de qué te vean un poco con ojos de compasión…pero leerte me hace pensar que no hay que temer y que una familia de dos también esta bien y que al final lo más importante es la salud mental de nuestros hijos y por supuesto la nuestra como sus acompañantes por este andar. Te leo atenta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s